Hoy desde Jurídico Cuesta Gómez queremos aportar a nuestros visitantes más información interesante sobre aspectos de la Derecho de familia:

Los malos tratos vienen regulado en el art. 153 de C.P. castiga los malos tratos en el ámbito familiar, sería interesante definir los malos tratos es una conducta o comportamiento que a través de la agresión se dirige a producir un daño o menoscabo de un bien jurídico protegido  como es la integridad física o psíquica, moral, honor, el mal trato físico en el ámbito familiar.

Encontramos que los malos tratos en el ámbito familiar pueden ser:

1. Malos tratos físicos  se consideran malos tratos físicos cualquier agresión causada por un acto  o acometimiento a la persona, cualquier acto  como golpear o maltratar aun en el caso en que no se cause lesión cuando la ofendida sea o haya sido esposa o mujer de este o pos análoga relación. Es decir ante una situación de malos tratos en el ámbito familiar se equipara la relación de hecho, pareja  con o sin convivencia, matrimonio sea por el rito que sea, es decir toda relación afectiva viene impregnada de carácter de malos tratos en el ámbito familiar.

2. Abuso sexual tiene tal consideración cualquier acto dentro de la intimidad sexual  que sea contra la voluntad de la mujer o sea  aun con consentimiento proveniente de abuso de poder o de fuerza de la pareja.

3. Malos tratos psíquicos, o lo que es lo mismo, cualquier acto o conducta intencionada que produce desvalorización, sufrimiento o agresión psicológica lo que pone a la víctima en una situación de inestabilidad emocional. Así el miedo es una constante en la victima, ya que permanentemente se encuentra intimidada y amenazada.

Ante estas situaciones. la colaboración de la propia víctima es primordial, dado el largo periodo de tiempo en que suelen encontrarse las víctimas de malos tratos llegan incluso a considerar normal estar en una situación constante de miedo , no comunicando esta situación a nadie de su entorno, esta situación de malos tratos  se prolonga en el tiempo sufriendo la victima un deterioro psíquico cuando no también físico, del que la propia víctima se siente culpable.

En otras  ocasiones estamos ante la impotencia de la víctima de malos tratos en el ámbito familiar., por causa de la dependencia tanto económica como emocional  que le impide presentar denuncia o pedir ayuda dado que no tiene fuerzas o carácter para pensar que pueda salir adelante, sino que está encerrada en un solo pensamiento que lo mejor es aguantar, por miedo a no llegar a ser independiente económicamente, miedo al daño causado a sus hijos ante una separación etc. Si saber o aun sabiéndolo no son consientes que la educación a estos hijos siempre será mejor sin ver violencia, sin ver amenazas, sin ver acoso etc.

El papel del núcleo familiar en los casos de malos tratos del ámbito familiar y de  la familia extensa es primordial a la hora de detectar este tipo de situaciones violentas tanto físicas como psíquicas, sobre todo en el caso de las agresiones psíquicas difíciles de demostrar y que paralizan  a la victima por el miedo que les provoca las amenazas a las que son sometidas, que no son solo a la propia víctima sino que las amenazas se extienden al resto de la familia, padres, hermanos e hijos primordialmente, todo esto muchas veces provocado por la falta de independencia económica de la propia víctima.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies